Los mejores videos cubanos

Loading...

martes, 4 de agosto de 2009

CUBA PIONERA DE LA TELEVISION CUBANA


La historia de los primeros artistas que en La Habana hicieron realidad la televisión en Cuba, sus productores, realizadores y primeros artístas durante los mediados de siglo nos hacen a los cubanos orgullosos de nuestras raíces, tradiciones y triunfos. Pero antes expongo algo sobre la historia de la televisión en el mundo. ¿Cuándo surgió y dónde? La televisión 82 años de creada ya que el ingeniero de radio, Philo Taylor Farmsworth, fué su creador único el 7 de septiembre de 1927. Este profesional inventó el tubo disector de imagenes. La BBC en Inglaterra en 1927 y la CBS y NBC en Estados Unidos en 1930 fueron las primeras la emisión de esas imagenes.

En ambos casos se utilizaron sistemas mecánicos y los programas no se emitian en un horario regular, todos eran exporádicos. Fué en 1936 cuando se proyectó la primera programacion televisiva en Inglaterra y mas tarde el 30 de abril de 1939 en los Estados Unidos. Ambas programaciones se suspendieron durante la II Guerra Mundial y terminada la guerra se observó que España fué la primera. En España se fundó la Televisión Española (TVE) en 1952 y sus emisiones programadas el 28 de octubre de 1956 y ya en 1960 tuvo conexiones con Eurovisión. En Estados Unidos ya en 1947 se veía la televisión de nuevo y ese invento fenomenal de todos llegó a Cuba en 1949 con su innegable pionero, Gaspar Pumarejo, que le cojió la delantera a los hermanos, Goar y Abel Mestre, cuando el 12 de octubre de 1950 en los estudios de Mazón y San Miguel ocupados por Unión Radio Televisión-Canal 4 surgió la primera prueba en circuíto cerrado y recuerdo como si fuera hoy mismo cuando desde el Palacio Presidencial, el presidente Prío dejaba inaugurada oficialmete la televisión en Cuba.

Desde 1949 Goar Mestre dueño absoluto del Circuíto CMQ manifestó que sería en un plazo de tres años que se operaría la televisión en Cuba. El carismático y agraciado en libras de peso, Gastar Pumarejo, como decimos los cubanos "le dió un golpe de estado televisivo" a este poderoso empresario de las comunicaciones. Otro personaje radial muy estimado y conocido de todos, Amado Trinidad de la RHC Cadenas Azul habló también de esa gestión, pero nunca lograda. Una programación variada comenzó a transmitirse por nueva y creativa televisión cubana y ya con efectivos canales que enseguida salieron dentro de la nueva pantalla chica. Recuerdo uno infantil "La escuelita de Rosendo Rosell" se transmitía en las tarde el Canal 11 cuyos estudios se localizaban cerca de las márgenes del río Almendares casi a la entrada del puente saliendo a Marianao. Celebres telenovelas y por menter una: "Historia de las tres hermanas" con un drama de la Cuba colonial y las actuaciones de Enrique Santiesteban. Serie de episodios norteamericanos, "La ley del revolver", "Patrulla de Camino" de Broderick Crawford, "Bat Matterson", "Las aventuras de Rin-Tin-Tin", "Aventuras de Dick Tracy" y muchas más. La alegría no podía faltar con programas como: "Jueves de Partagás", "El Cabaret Regalías", "Palmas y Cañas", "El guateque de Apolonio." Independiente al capital que los hermanos Mestre invirtieron en llevar una variada programación de calidad y gusto del televidente, el pionero siempre resulto un Pumarejo, campechaño, locuaz y cariñoso en su presentación y animación de sus programas de "Hogar Club" y "Escuela de Televisión". Arrendados al Canal 2 esos espacios de tarde y de noche, respetivamente para esas programaciones logró una audiencia insuperada en esos tiempos. Todo el mundo quería ver a Pumarejo comiendo los famosos Choripan un delicioso bocado de chorizo español frito con pan. "Hogar Club" tenía la audiencia de casi todas las mujeres hogareñas de la capital y del interior que se afiliban a esa sociedad que él invento y que a través de sorteos y distintos juegos ganaban jugosos premios desde sus casas. Las famosas etiquetas de los jugos Vandel que se enviaban con sus nombres y más tarde eran sorteados. No olvidaré que una tía mía se ganó una vez un inmenso perro alemán y en otra ocasión una cotorra peruana en su jaula. Se rifaban televisores, refrigeradores, tocadiscos, radios, planchas eléctricas, etc. "Escuela de Televisión" se distinguía en el horario de la noche con la presentación de artístas del momento actuando dentro un escenario de cabaret donde muchos de los concurrentes al estudio se sentaban en las mesas y disfrutaban de esos shows innovidables. Eran considerados "extras" y se les pagaba. Ví artístas como: El pianista Liberace, el vedette francesa Josephine Backer, el barítono Mario Laza y los cantantes Nat King Cole, Paco Michel, Nelson Pinedo, Eartha Kitt, Ernesto Bonino, Roland Gerbau (estos dos últimos tambien los presentó el Canal 6 de CMQ-TV), Wilfredo Sadel, Lucho Gatica y decenas de artistas extranjeros. Del patio Olguita Guillot, El cuarteto de Las D´Aida (Moraima Secade, Elena Burke, Omar Portuondo e Hilda Saavedra), Rita Montaner, Esther Borjas, Xiomara Alfaro, Martha Pérez, Olga Chorens y Manolo Alvarez. y otros que hicieran interminable la lista. La televisión era de superior calidad en todos sus aspectos tanto técnicos, ilustrativos, creativos y sus ingredientes priomoridal, los artístas que se presentaban. Los ensayistas, productores, directores, escenógrafos, arreglístas, directores, auxiliares y los buenos artístas de cada género de actuación.Se decía en Cuba en aquellos tiempos que los artístas de habla hispana para triunfar tenían que pasar por La Habana y la televisión era la titulada. Escenografías gustaban mucho cuando se presentaban parejas de bailes como "Ana Gloria y Rolando" con su ritmo insuperable del mambo; "Lina Salomé y sus mamboletas", ella oriunda de Santiago de Cuba que siendo graduada de la Escuela del Hogar decidió escalar fama con su escultural figura y su baile embriagador. Orquestas famosas, típicas y de otros géneros: "La Riverside" con Tito Gómez; "Benny Moré su banda gigante"; Sonora Matancera, Conjunto Casino, Conjunto de Roberto Fáz, Senén Suárez, El Colonial de Nelo Sosa, Orquesta Duarte, José María Romeú con Barbarito Díez, La Cosmopolita, Saratoga, Siglo XX, Arcaño y su maravillas, Félix Chapotín con Miguelito Cuní, Fajardo y sus estrellas, La Aragón, Sensación, Sublime y decenas de decenas más. La televisión cubana era desde que uno de levantará hasta el final del día. La gente que trabajaban disfrutaba las noches disfrutando de una programación de primera. Obras teatrales famosas, películas norteamericanas, europeas, mejicanas, argentinas y las cubanas, que no siempre eran muy buenas.Noticieros nacionales e internacionales, programas educativos, culturales, sociales, políticos, historicos y geográficos. Habían temas y espacios para seleccionar al gusto y deseo del televidente. Una cosa que alboroto a la ciudadania habanera en ese tiempo fue una ídea que se le ocurrió al director-productor cubano Joaquín M. Condall. Tomando como referencia que en los años 30, un famoso artísta y director del cine de Hollywood, Orson Welles, aterró a la gente de Nueva York con su versión radial, "La guerra de los mundos". Este genial Condall mando a construír una supuesta nave interplanetaria con un material brilloso acerado como si viniese de otra Galaxia. Todo habilitado su interior con sonido, música escalofriante y con destelló de luces de combinación montó un espectáculo nunca visto hasta ese momento. Con autoparlantes, teléfonos y demás sistema de comunicación e iluminación en un lugar centrico cerca de la Ciudad Deportiva. La llegada de un ONVI a la tierra. La voz se corrió por toda la ciudad y en un tiempo record miles y miles de curiosos acudieron a esa cita grandiosa y se corrió la voz que "los marcianos invadiendo a Cuba". ¿Quienes resultaron ser los invasores marcianos? Nuestros artísta del momento con Armando Bianchi vestido de Flash Gordon, Rosita Fornes despampanante cantado y bailando; el escultural Martha Véliz con su "meneíto" de la cerveza Cristal y un grupo de artistas y bailarines escenificando lindas coreografías alegóricas al suceso. ¡Aquello fué un suceso de cubanía y humor criollo. Eso trajo problemas con la fuerza púbica uniformada que había sido informada de este "show" y quiso, al principio, arrrestar a los participantes. Todo quedo arreglado y todos reímos gustosos del espectáculo. Se televisaban los juegos de la pelota profesional cubana, peleas de boxeo, juegos de balompié y todo el deporte que gustaba la afición. El cubano puede decirse que disfrutó de una televisión de calidad superior. Y como se vé fuimos el segundo país del continente en implantar la televisión en blanco y negro; además de verse la televisión en colores después de nuestro vecino del Norte. Después para que contar que pasó despues del prmero de enero de 1959. Se apagó todo, desaparecieron la mayoría de los canales, sólo dos quedaron del oficialismo. El 80% de los artístas se marcharon, parte de esa tecnología y equipos se mudaron a la URSS. Los niños sufrieron un cambio brusco de cambiar los muñequitos de Walt Disney por los de palo y gorros del marxismo y del leninismo. Se cambió todo, se perdió todo y como era lógico se redujo la programación a 6 horas dias y junto a los apagones se oscureció la pantalla chica con "las barbas mal olientes del tirano".

No hay comentarios: