Los mejores videos cubanos

Loading...

miércoles, 4 de marzo de 2009

Cuando la verdad despierta (Película cubana)


Acusa Cuba a traves de la película "Cuando la verdad despierta" a Jorge Mas Canosa, Posada Carriles y al Gobierno de Estados Unidos de ser causantes de todos los actos de terrorismo hacia Cuba.

Llega a Miami la película cubana-italiana Cuando la verdad despierta, un trhiller policíaco inspirado en el caso del joven italiano Fabio di Celmo.
Dirigido por el realizador italiano Angelo Rizzo, el film recrea el atentado que segó la vida a Di Celmo en el hotel Copacabana de La Habana, en 1997, a manos del salvadoreño Ernesto Cruz León.
Cuando la verdad despierta
fue una coproducción en la que intervinieron realizadores italianos y españoles, así como numerosas instituciones artísticas cubanas como el Instituto de Cine {ICAIC), la firma Trimagen y la agencia Caricatos, todos con el respaldo de las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior.
Los rodajes de la película estuvieron marcados por contradicciones y pleitos entre Giustino Di Celmo, padre del joven fallecido, y el realizador del filme, que finalmente fue estrenado en Cuba en noviembre del 2007.
Cuando la verdad despierta narra la historia del joven empresario italiano Fabio Di Celmo. Tenía 32 años y pasaba sus vacaciones en la Isla cuando el 4 de septiembre de 1997 fue asesinado por una bomba puesta por un terrorista en el habanero hotel Copacabana.
Fue la única víctima mortal de una serie de atentados contra sitios turísticos de La Habana. Según declaró en su momento el realizador del filme, Angelo Rizzo, la muerte de Fabio es el hilo conductor para hablar del terrorismo internacional.
En el filme, Posada Carriles es interpretado por el actor cubano Carlos Padrón; el actor chino-estadounidense Michael Wong, hizo el papel del jefe de la CIA, John Mack, y el actor italiano Michele Altieri interpretó a Fabio.
Estuvieron apoyados por un número importante de actores cubanos de primera línea, como Enrique Almirante, Rogelio Blaín, Enrique Molina, Verónica Lynn, Armando Tomey y Patricio Wood.
El guión de Cuando la verdad despierta fue escrito por el propio Rizzo junto a la cubana Nilda Rodríguez.
Rizo afirma que actualmente en Italia conocen del caso gracias a la cinta; además de la gran repercusión popular lograda, destaca, ha tenido un fuerte impacto mediático y a nivel gubernamental, a tal punto que los tribunales del país europeo exigen la extradición de Posada Carriles.
En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias el cineasta precisó que, aún cuando el Gobierno italiano ha asumido el caso seriamente, es seguro que la Casa Blanca no accederá a entregar a su propio engendro,.
"Cuando la verdad despierta" se presentó fuera de concurso en la pasada edición del Festival de Berlín, ha sido distribuida en Alemania, Holanda, países escandinavos, y al decir de Rizzo, se prevé su presentación en certámenes de Cine Independiente en Estados Unidos, así como su difusión en la ciudad de Miami.
El cineasta donó a Cuba los derechos de autor para difundir "Cuando la verdad despierta" en la televisión nacional, pues como él ha declarado: "esta es una película cubana".
Pero Cuando la verdad despierta es una película demasiado desigual en lo artístico como para que pueda hablarse de "producto cristalizado".
Realizada a partir del ya tradicional esquema del thriller político y con una fotografía que clasifica entre lo más destacable, cabe preguntarse cuántos desaciertos son achacables a la escritura y cuántos habría que adjudicársele "al todo" del quehacer cinematográfico. Porque lo cierto es que los altibajos dramáticos, los personajes encartonados, las escenas trilladas, el desigual desempeño de los actores y hasta los fallos de hechura vertiginosa, tan caros al thriller y detectables durante la persecución en autos, al final de la trama, pesan demasiado a la hora de emitir un juicio.
Rizzo no encuentra la mejor forma para exponer sin resultar reiteradamente didáctico ni de dibujar caracteres más allá de los consabidos esquemas de buenos y malos.
Pero el cine de ficción, aunque se base en hechos reales, necesita de matices verosímiles en el terreno donde se le mide, el artístico.
Hay algunas escenas casi redondas, como la recreación de los atentados dinamiteros y la muerte de Di Celmo, asida con fina sensibilidad. Pero la historia no puede desprenderse de una "espectacularidad" a ultranza, a partir de las influencias de otras películas del género. Continuo desequilibrio entre lo que se busca y lo que se obtiene y que atenta contra el acabado de Cuando la verdad despierta, un testimonio contra el terrorismo válido por lo que dice, pero menos eficaz por la forma en que lo hace.
Da risa ver en esta cinta la forma en que protagonizan a personajes como Mas Canosa, Posada Carriles y otros supuestamente terroristas.
El ICAIC, organismo cubano que acaba de cumplir 50 años, no deja de hacer reir (sin hacer una película cómica) en la forma en que toman discursos de Fidel Castro dramatizados. De tal forma, Cuando la verdad despierta parece ser una serie más de "Dia y Noche" donde el heroismo de la Seguridad del Estado y el DTI es mostrado cada dos minutos. Las persecuciones de carros al estilo Hollywood, dejan mucho que desear, pero que se puede esperar...esta pelicula la hicieron en la Cuba comunistas, por comunistas.

LO QUE DICE GRANMA SOBRE EL ATENTADO AL CINEASTA
Evidentemente no se trataba de una gamberrada de fin de semana. El atentado que alteró la apacible madrugada de la villa de Cormano, muy cerca de Milán, apunta hacia la mafia anticubana y sus elementos afines.
Rizzo filmó una película sobre los actos terroristas perpetrados en centros turísticos de la capital cubana en septiembre de 1997 por orden de Luis Posada Carriles y el brazo armado de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), amparada por las autoridades norteamericanas, en los que perdió la vida el joven italiano Fabio di Celmo, a los 32 años de edad.
Bajo el título Cuando la verdad despierta, el cineasta rodó meses atrás en La Habana y el puerto de Mariel un guión centrado en la relación de Fabio con la Isla, y sus sueños y aspiraciones tronchados por una conjura criminal, plenamente reconocida por sus autores intelectuales y materiales.
La cinta de Rizzo, protagonizada por el italiano Michel Altieri, el norteamericano Michael Wong y los cubanos Enrique Molina, Carlos Padrón, Enrique Almirante y Rogelio Blaín, tendrá su estreno el próximo 13 de octubre en el Festival de Cine de Roma, donde se presentará fuera de concurso, puesto que se halla inscrita oficialmente para la Berlinale (Festival de Berlín) del año entrante, según informó su productor general, José Luis Lobato.
Al reportar la vandálica acción contra la propiedad de Rizzo, el diario conservador Corriere della Sera, tituló "Attentato contro regista antiamericano; auto bruciata e minacce: torna a Cuba" (Atentado contra realizador antiamericano; auto quemado y amenaza: regresa a Cuba).
El calificativo "antiamericano" no solo es inexacto sino provocador. Durante la filmación de su película en Cuba —segunda que realiza en la Isla, antecedida por Un loco soñador (2004), de tema beisbolero, con la estrella mexicana Pablo Montero—, Rizzo insistió en que el móvil de su filme era "denunciar el flagelo del terrorismo y sus terribles efectos sobre personas inocentes".
Ya en el texto de la nota, el propio Corriere della Sera, luego de citar el récord criminal de Posada y calificarlo como "el Bin Laden del Caribe" da voz a Rizzo, quien precisó: "No me interesa la política, yo cuento una historia. He escogido esta porque se vincula al tema actual del terrorismo, para decir que no hay un terrorismo bueno y otro maldito. Cuentan las víctimas, en este caso un inocente que ha pagado con su vida. Esto está fuera de la confrontación entre la derecha y la izquierda".
Rizzo tiene la convicción de que "los incendios están ligados a mi filme: es algo espantoso".

Una pesquisa a fondo del ataque intimidatorio contra el cineasta deberá tener en cuenta la añeja relación de la mafia anticubana, cuyo comando se halla en el sur de la Florida con plena aquiescencia del gobierno de EE.UU., con elementos terroristas italianos.
Posada y Orlando Bosch, autores intelectuales de la voladura de una aeronave civil de Cubana de Aviación hace 30 años frente a las costas de Barbados, tomaron parte en los setenta, junto a otros terroristas de origen cubano, de la Operación Cóndor y la sangrienta represión desatada en Chile por el régimen de Augusto Pinochet.
En esos trajines se vincularon a Stefano delle Chiaie, del grupúsculo neofascista Vanguardia Nacional, reclutado por el operativo Gladio, estimulado por la CIA y servicios secretos afines para atacar a la izquierda euroccidental durante la guerra fría.
Después de la frustración del golpe de extrema derecha contra la República Italiana, planeado en 1970 por el príncipe Junio Valerio Borghese en contubernio con Vanguardia Nacional, Delle Chiaie se refugia en la España franquista y deriva hacia Chile, donde con el acólito de Posada, Virgilio Paz Romero, y el agente de la CIA y la DINA Michael Townley, preparan el atentado dinamitero contra Bernardo Leghton en Roma el 5 de octubre de 1975 que dejó paralítico al político chileno democristiano. Las pruebas de esta asociación criminal se hallan en documentos desclasificados de la CIA.
No es de extrañar que tan viejas relaciones hayan reverdecido en este 2006, orientadas a quebrar la honestidad de un cineasta que al día siguiente del atentado contra su propiedad puso en el portón de su casa, en gesto solidario, una bandera cubana.


Para adquirir esta película visite http://www.cinedelhogar.com/


No hay comentarios: